top of page

Úvula







¿Qué es lo visible y lo invisible al ojo humano? ¿Es posible conectar con lo que emana del microcosmos? ¿Podemos sentir y percibir aquellos seres que no vemos pero que están cerca nuestro? La instalación fotográfica Úvula, emanencias de suelo, de Emilia Duclos, intenta desplegar estas preguntas a través de experiencia que activa los sentidos utilizando texturas, imagen, poesía y sonido.


“Somos comunidad con seres que nos habitan hasta las células y hacemos pactos con ellos: son partes cautivas de nuestra piel, nuestros órganos y nuestro entorno. Juntos, hemos evolucionado. Vivimos y sobrevivimos en constante colaboración y crisis. ¿Dónde están? ¿Podemos percibir las inmanencias del microcosmos?”, escribe la artista.


El proyecto ficciona este universo invisible con códigos propios para conectar con emociones primitivas: “Estoy convencida de que toda reflexión entra primero por los sentidos: veo en la memoria sensorial una forma de activar preguntas en las personas”.


La exposición es fruto de un trabajo colaborativo con el Laboratorio de Biomateriales de Valdivia (Labva) que investigó y creó lienzos de bioplástico en base a almidón de papá; el taller Club de Estampa –colectivo experimental de estampado gráfico–, que aportó con técnicas de serigrafía (Mucha Taller) y la creación de tintas a base de plantas (Pandora Lab), y la creadora Mortaja Fetal, quien fue la encargada de diseñar la atmósfera lumínica en el espacio.










Úvula


Emilia Duclos

De la estrella que comimos

cuando los anfibios aún

no salíamos del mar

ni conocíamos el agua dulce

que de dulce tenía poco:

ya estaba ácida y clorada

como todo lo

sanitizado

satanizado

en este mundo


Nos cazaron

nos bañaron

mil veces para

arrancarnos

la piel viscosa


Quedamos

tan pulcras

tan pulidas

que no reconocíamos

nuestras caras


Solo dos puntos . .

una ranura __

un par de orificios

por donde entraba

lo que quedó de

polvo de estrellas

y carbón.











Comments