top of page

“Cómo diseñar una revolución”: la gran exposición del CCLM para conmemorar los 50 años del Golpe


Con motivo de la conmemoración de los 50 años del golpe civil-militar, el Centro Cultural La Moneda (CCLM) presenta Cómo diseñar una revolución: La vía chilena al diseño, la mayor exposición sobre el diseño creado durante el gobierno de Salvador Allende.


La muestra inaugura una nueva aproximación y análisis sobre este periodo, fundamental para Chile y el mundo. Instancia que cuenta con 350 piezas, a las que se suma la primera reconstrucción de la sala de operaciones Cybersyn, un proyecto pionero de la cibernética.


La exposición permite comprender cómo Chile pensó y construyó alternativas de cambio y justicia social a través del diseño, un momento histórico donde el proyecto inédito de elegir una revolución a través del voto, condujo también, a la primera respuesta de un país para diseñar su futuro uniendo socialismo y democracia.


La muestra será inaugurada en el Centro Cultural La Moneda, el jueves 7 de septiembre, por el rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Ignacio Sánchez, y la directora ejecutiva del CCLM, Regina Rodríguez. Permanecerá en exhibición hasta el 28 de enero de 2024.



Cómo diseñar una revolución: La vía chilena al diseño es una exposición sobre el diseño gráfico e industrial realizado durante el gobierno del presidente Salvador Allende (1970-1973), producida en conjunto por la Pontificia Universidad Católica de Chile (UC), el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y el Centro Cultural La Moneda (CCLM), con la colaboración del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación y Goethe-Institut Chile.


Con la curaduría de Hugo Palmarola (UC), Eden Medina (MIT) y Pedro Ignacio Alonso (UC), la exposición reúne piezas originales de diseño, destinadas en el periodo a la acción colectiva, la democratización de la lectura y la música, la reducción de la dependencia tecnológica y la superación de la desnutrición infantil. La muestra cuenta también con la primera reconstrucción integral y funcional de la sala de operaciones Cybersyn, obra de los curadores de la exposición. Hoy, situada en las inmediaciones del palacio de Gobierno —edificio donde Cybersyn se pensaba instalar hace 50 años— esta reconstrucción adquiere un especial significado y se abre a nuevas perspectivas de análisis.


La exposición presenta un recorrido amplio y sensible sobre la cultura visual y material de un momento histórico fundamental, donde el proyecto inédito de elegir una revolución a través del voto implicó, también, la primera respuesta de un país a una interrogante esencial del diseño global: cómo diseñar conjugando socialismo y democracia. “En plena Guerra Fría, Chile fue pionero en proponer una alternativa al capitalismo estadounidense y al socialismo soviético, creando una tercera vía no solo económica, sino también en su producción gráfica e industrial”, dicen los curadores.


Cómo diseñar una revolución: La vía chilena al diseño se enmarca en las actividades de conmemoración de los 50 años del golpe de Estado civil-militar en Chile. “Una nueva mirada a las esperanzas depositadas en los futuros que imaginó el proyecto político-social y de diseño liderado por Salvador Allende. Las piezas exhibidas, en su momento, tuvieron el propósito de mejorar las condiciones de vida de la población, a través de proyectos que buscaron implementar el diseño gráfico e industrial en el impulso de políticas públicas de alto impacto social”.


Para Regina Rodríguez Covarrubias, directora del Centro Cultural La Moneda, se trata de la exposición más importante del año. Dice: “En el marco de los 50 años del golpe civil-militar, esta exposición nos habla desde un lugar poco explorado, más allá del trauma del golpe civil-militar y la dictadura: nos permite conocer y valorar un Chile vanguardista que usó sus recursos creativos para democratizar la cultura, educar y construir lazos de convivencia en favor de la equidad y la innovación. Si bien el país tiene tareas pendientes e ineludibles en torno a la violación de los derechos humanos por parte de la dictadura, ello no nos impide activar la memoria personal y colectiva, rescatar lo que hemos sido capaces de construir trabajando colaborativamente. Chile es un país lleno de creatividad y merecemos que la cultura visual y material generada por el diseño sea puesta en el centro del debate local y global desde los creadores y las comunidades”.


Las piezas de esta exposición, seleccionadas cuidadosamente, constituyen la materialización de los episodios más destacados de la “vía chilena al socialismo”. Dicen los curadores: “Exponer la historia del diseño durante el gobierno de Salvador Allende, 50 años después de su violento final, permite apreciar el significado de un momento de inflexión y quiebre en Chile y el mundo, y a su vez comprender qué destruyó, desmanteló e imposibilitó la dictadura con el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, a partir del reemplazo de las políticas públicas orientadas al desarrollo social y a la industria, imponiendo lo que sería el primer experimento de neoliberalismo a escala nacional”.

Cómo diseñar una revolución: La vía chilena al diseño reúne por primera vez lo más significativo del diseño chileno, a través de piezas como los afiches de la Oficina de los hermanos Larrea junto a sus carátulas de discos para la Nueva Canción Chilena, los libros y revistas de la Editorial Quimantú, el diseño gráfico de Santiago Nattino para la educación técnica de los campesinos, los afiches de Waldo González y Mario Quiroz para el Servicio Nacional de Salud, las innovaciones de productos para vivienda, agricultura, electrónica y salud del Área de Diseño Industrial INTEC, las adaptaciones productivas de trabajadores industriales, así como el trabajo editorial del Taller Gráfico UTE y sus afiches para la exposición que inauguraría Salvador Allende junto a Víctor Jara el 11 de septiembre de 1973.

La exposición valora especialmente también el trabajo de mujeres pioneras del diseño en Latinoamérica, en proyectos para la visualización de datos de la sala de operaciones Cybersyn y para la señalética de la UNCTAD III desarrollados por Eddy Carmona, Jessie Cintolesi, Pepa Foncea y Lucia Wormald, y los juguetes didácticos de Marisol Navarro para el Instituto de Psicología Aplicada.


Adicionalmente, algunos destacados diseñadores viajarán a Chile para participar de la exposición, como el jefe del área de diseño INTEC Gui Bonsiepe desde Argentina, el diseñador INTEC Fernando Shultz desde México y el director operacional de Cybersyn Raúl Espejo desde Reino Unido.


La ministra de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Aisén Echeverry, se refiere a la importancia del proyecto Cybersyn: "La historia de Cybersyn tiene que ser observada y analizada con mucha atención por todos aquellos a quienes nos importa la tecnología, porque abrió la reflexión sobre lo que ella significa en el desarrollo, no solo económico, sino que político y cultural de un país. Se trató de un caso de experimentación al interior del Estado, y es un hito que los interesados en innovación y tecnología deben conocer. Por eso valoramos que Cybersyn sea parte de esta muestra".

Un libro especializado en las temáticas de la exposición se publicará en ediciones en español e inglés. El volumen será publicado y distribuido internacionalmente por la reconocida editorial suiza Lars Müller Publishers y contará con artículos de destacados investigadores del diseño, la tecnología, la historia de Chile, y la cultura visual y material.


Sobre los Curadores:


Hugo Palmarola (Santiago de Chile, 1977) es diseñador, doctor en Estudios Latinoamericanos por UNAM y profesor asociado de la Escuela de Diseño UC en Chile. Su investigación doctoral recibió el Design History Society Student Essay Prize de Reino Unido (2018). Junto a Pedro Ignacio Alonso obtuvo el León de Plata por Monoloith Controversies, Pabellón de Chile en la Bienal de Arquitectura de Venecia (2014) y, por el libro asociado, recibieron el Deutsches Architekturmuseum Book Award (2014). Monoloith Controversies forma parte de la exposición permanente del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Chile. Palmarola y Alonso publicaron el libro Panel (Architectural Association, 2014), curaron la exposición Flying Panels: How Concrete Panels Changed the World en The Swedish Center for Architecture and Design (2019-20), publicando un libro bajo el mismo título (Dom, 2019), y realizaron investigaciones Fondecyt sobre los observatorios soviéticos Pulkovo y las estaciones de la NASA en Latinoamérica (2015-21). Palmarola fue becario en The Society for the History of Technology de Estados Unidos (2008). Sus textos fueron seleccionados para el libro Extinct: A Compendium of Obsolete Objects (Reaktion Books, 2021).

Eden Medina (Bogotá, Colombia, 1976) es historiadora de la ciencia y la tecnología, doctorada en Historia y Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología del MIT y magíster en Estudios de Derecho por la Facultad de Derecho de Yale University. Actualmente se desempeña como profesora asociada del Programa de Ciencia, Tecnología y Sociedad del MIT. Medina es autora de Cybernetic Revolutionaries: Technology and Politics in Allende's Chile (MIT Press, 2011), libro que obtuvo el Edelstein Prize al mejor libro sobre la historia de la tecnología (2012) y el Computer History Museum Prize (2012) al mejor libro sobre la historia de la computación. Su libro Beyond Imported Magic: Essays on Science, Technology, and Society in Latin America (MIT Press, 2014), donde es coeditora, recibió el European Society for the Study of Science and Technology Amsterdamska Award (2016). Sus investigaciones se centran en la relación de la ciencia, la tecnología y el diseño con los procesos de cambio político en la historia de Chile.


Pedro Ignacio Alonso (Santiago de Chile, 1975) es doctor en Arquitectura por The Architectural Association de Reino Unido y jefe del Doctorado en Arquitectura y Estudios Urbanos UC en Chile. Fue Princeton-Mellon Fellow en Princeton University (2015-16) y arquitecto residente en Rockefeller Foundation Bellagio Center (2019). Junto a Hugo Palmarola obtuvo el León de Plata por Monoloith Controversies, Pabellón de Chile en la Bienal de Arquitectura de Venecia (2014) y, por el libro asociado, recibieron el Deutsches Architekturmuseum Book Award (2014). Alonso y Palmarola publicaron el libro Panel (Architectural Association, 2014), curaron la exposición Flying Panels: How Concrete Panels Changed the Worlden The Swedish Center for Architecture and Design (2019-20), publicando un libro bajo el mismo título (Dom, 2019), y realizaron investigaciones Fondecyt sobre los observatorios soviéticos Pulkovo y las estaciones de la NASA en Latinoamérica (2015-21). Otras publicaciones de Alonso incluyen, junto con Pamela Prado, Cycles: The Architects Who Never Threw Anything Away (Circo de Ideias, 2022) y, próximamente con Paulina Bitrán, The Additional Element in Architecture: On Kazimir Malevich Arkhitektons and Planits (MIT Press, 2024).


Cybersyn (Sinergia Cibernética), Chile, 1971. El proyecto consistió en crear, durante la presidencia de Salvador Allende, una red de comunicaciones a tiempo real en todo el país, a través del cual se aplicaría su teoría del Modelo de Sistemas Viables, modelo recursivo que buscaba entregarle las herramientas de la ciencia al pueblo.

El proyecto ha sido recreado y exhibido en varias ocasiones en distintos países.


Comments


bottom of page