top of page

Gregorio Fontaine y Walter Bee infiltran la tradicional colección del MBA de Valparaíso

El chileno Gregorio Fontaine (a.k.a Gregorio Fontén) junto al italiano Walter Bee montan dos obras independientes y complementarias en este emblemático espacio de Valparaíso, dialogando con la colección del Museo. Bajo el concepto “La permeabilidad del material” ambos muestran resultados de un largo proceso de investigación que han realizado en las calles, cerros y quebradas de Valparaíso.


Desde el 25 de Julio al 4 de agosto

Inaugura el 29 de julio


Por Catalina Mena


Basados en Valparaíso, Gregorio Fontén y Walter Bee ejercitan proyectos de arte experimentales a partir de observaciones del entorno. Sus trabajos recopilan energías del ambiente para traducirlas a obras que interpelan los sentidos. Los artistas interrogan los límites de nuestra percepción, ampliando las posibilidades de captar fenómenos que, por desconocimiento, solemos pasar desapercibidos. Pero, además, en este proceso, han ido desarrollando un archivo muy particular del Valparaíso, registrando sus ecos, ladridos de perros, vientos, luces, voces.


Unidos por esta sensibilidad común, en sus distintas obras los artistas hacen visible lo invisible. Los une, además, una actitud científica, relacionada con sus respectivas formaciones. Gregorio Fontén es doctor en Artes Sónicas por Goldsmiths University of London, y conoce muy a fondo los componentes físicos del sonido. Walter Bee, italiano afincado en Chile, es experto en restauración (además de ser artista visual y escenógrafo) por lo cual también tiene un profundo conocimiento sobre la composición de los materiales e imágenes. Ambos suelen utilizar en sus obras elementos tecnológicos para captar y transmitir energía, privilegiando la experiencia del observador y apelando al pensamiento crítico.

Palacio Baburriza - Valparaíso


LAS OBRAS

-

Gregorio Fontén: Llena de Resonancias

Fontén monta una tela en blanco tensada sobre bastidor frente a la pintura de Henri Dupray “El tambor”, que pertenece a la colección del Museo. Esta obra es parte de un proceso que consiste en visibilizar los comportamientos sonoros y las proporciones de vibración entre diferentes frecuencias que generan diferentes respuestas afectivas, determinando lo que culturalmente consideramos “armónico” o “ruidoso”. Parte de este proceso de investigación se tradujo en obras mostradas junto a Walter Bee en Galería AFA y en Puerto de Ideas, el año pasado.


La obra consiste en percutir la tela mediante un transductor que permite activar las resonancias que tiene el mismo material, haciéndolo vibrar. Esta intervención cuestiona la idea de que una tela en blanco está vacía, demostrando que está “llena de resonancias”. Junto a la bailarina Alexandra Mabes, Fontén realizará performances el día de la inauguración, donde también demostrará cómo las frecuencias se pueden traducir a imagen.

Obra “El tambor”, Henri Dupray -Colección Museo de Bellas Artes de Valparaíso


Gregorio Fontén es doctor en Artes Sónicas por Goldsmiths, University of London y su trabajo ha sido publicado y presentado en diferentes lugares de América y Europa destacando presentaciones en el Queen Elizabeth Hall (Londres), Center for New Music (San Francisco), Fundación Phonos (Barcelona), CMMAS (Morelia), Teatro Municipal de Santiago entre otros y las publicaciones Contemplación (Libros de la Elipse, Santiago 2001), FM (Veer Books, Londres 2014) y Transducción (Sonhoras, Barcelona 2018). www.gregoriofonten.xyz

Gregorio Fontén


Walter Bee: Elegía B

Walter Bee interviene la sala dedicada a Naturaleza Muerta del Museo con una instalación donde dispone sobre una mesa un conjunto de paralelepípedos (prismas de seis caras) realizados en yeso y pintados de colores. La obra, de gran sencillez y síntesis formal, se plantea como un cuestionamiento a la reificación del arte, es decir, el concebir las obras como “cosas”, “objetos”, por analogía con la naturaleza.


Siguiendo lo que ha sido su permanente investigación sobre la mirada, Walter Bee hace que el observador se concentre en la superficie de un objeto elemental, una “cosa” que no representa nada más que a sí misma. Desde esta posición interroga el proceso de mirar y ser mirado, y cómo la cultura moldea esa experiencia. La obra de Walter Bee pone en crisis también los géneros tradicionales del arte, como modelos que limitan la percepción.

Proceso Elegía - B. Walter Bee


Tras titularse como maestro de Arte en el Instituto Estatal de Arte de Venecia (Italia), Walter Bee estudió Escenografía en la Academia de Bellas Artes de Venecia y de Brera de Milán (Italia). Posteriormente realizó montajes de teatro y ópera. Asimismo, fundó la Compagnia Italiana di Conservazione, desde la que gestionó programas de restauración de arquitectura patrimonial en Italia, Libia, China, Alemania y Chile. En paralelo desarrolló una obra personal influenciado por artistas como Emilio Vedova, Luciano Fabro y grupo Fluxus, que en los años 60 cuestionaron las categorías que norman el sistema del arte experimentando con nuevos recursos de lenguaje. En 2017 fundó el espacio independiente de arte Isabel Rosas Contemporary, en Valparaíso.

Walter Bee


Otras colaboraciones // Ecos migratorios: Gregorio Fontaine / Walter Bee / Delight Lab



Комментарии