top of page

33

La pasión amorosa hace del otro un absoluto singular. Pero luego quiere hacer de esa pasión singular la representación de la pasión en general. En cuanto la singularidad alcanza su extremo en el rostro del otro, el otro empieza a perderse en la totalidad que evoca. De cómo el amante se inmola en el vicario.

Comments


bottom of page