top of page

Azoico

Hasta el 24 de marzo

José Victorino Lastarria 307
Santiago - Chile

La nueva exposición de Cristián Salineros F. es una invitación a pensar el estado de la Tierra. El título remite a la Edad Azoica, el primer período geológico: un momento anterior a la aparición de las primeras formas de vida en donde el planeta estaba caracterizado por altas temperaturas y escasez de oxígeno en la atmósfera. El artista invoca esa etapa temprana como si intentara capturar los ecos fantasmales de una era que no ha dejado restos fósiles. En un momento en donde el planeta empieza a atravesar el punto de no retorno climático, Salineros reflexiona sobre aquello que hace posible la formación y la persistencia de la vida.

 

Desplegado a lo largo del museo, Azoico es también una cartografía de los intereses, obsesiones y deseos que movilizan la obra reciente del artista. Las intersecciones entre mundos orgánicos e inorgánicos, la vigilancia social, las tensiones entre naturaleza y tecnología, las políticas espaciales, las promesas de modernidad y las fantasías antropocéntricas de colonización del espacio exterior aparecen continuamente en sus esculturas e instalaciones. Empleando múltiples escalas y materiales –desde acero galvanizado hasta alimento de aves, desde huesos de animales hasta barro–, las obras nos recuerdan la existencia de sistemas complejos e interconectados.

 

Cada obra posee una atmósfera propia. Al desplazarnos entre una y otra, nuestro cuerpo se ve interrogado sobre cuál es su lugar en ese escenario. Algunas esculturas evocan maneras en que lo humano extravía sus bordes para devenir formas animales o vegetales. Otras, en cambio, están cargadas de una profunda melancolía ante una pérdida irreparable, difícil de nombrar. La exposición de Salineros es una invitación a desacelerar, aunque reconociendo también que para el territorio que nos sobrevivirá –para la memoria de los ciclos geológicos– ir hacia atrás o hacia adelante nos lleva siempre al mismo lugar.

 

-

FOTOGRAFÍAS: JORGE BRANTMAYER Y ÁLVARO MARDONES

 

Comentários


bottom of page