top of page

Los "nulos" el gran (estúpido y sensual) consuelo



Republicanos, el partido de Kast escribirá el nuevo proyecto constitucional.

Y lo escribirá porque una votación abrumadora le dio la mayoría más grande que ha recibido en toda la historia un partido político. Un partido que se crea a partir de la escisión que hace algunos años hace un grupo de dirigentes que abandonan la UDI por blandengue, por se necesitaba estar aún más a la derecha, ser aún más orgulloso del legado de la dictadura militar, aún más conservador en lo valórico.

Kast su líder y próximo presidente de Chile, entrega como nítido testimonio la contracara al Chile de olas feministas, nueve hijos normalizados y orgullosamente no deconstruidos. Será el quien ponga la música en el proceso constitucional iniciado hace ya un par de meses, con una comisión experta designada, otro lujito del Chile actual.


Y en vez de sentarse a pensar, a evaluar estrategias, a comerse la derrota política y sobre todo cultural más grande en 50 años, aun será más sencillo el habitual ejercicio de negar la realidad y buscar algún consuelo eficaz que ponga en algún lugar en que la realidad se torna difusa e incomprobable, la posibilidad de suponer que la derrota no es real o al menos que sea siempre breve. Y fue extremadamente breve, no duró más que lo que los conductores de los canales se demoraron en contar los votos y escaños que recibían Republicanos y otros adoradores de la Constitución de Pinochet; para nuestro consuelo, junto con los miles y miles de votos que alegraban a la numerosa familia de Kast, también llegaron un par de millones de votos nulos: la coartada ya estaba lista, el germen de resistencia estaba por arte de magia instalada en 2 millones de almas que marcaron más de una preferencia y con ello, pudimos irnos a dormir un poco más tranquilos: En realidad no nos fue tan mal, es cosa de sumar: todo lo que no es de ellos, será nuestro y podremos seguir construyendo bellas consignas. Chile sigue despierto, solo que ahora la dignidad tiene forma de nulo.

Kommentare


bottom of page