top of page

27

Todo lo que no nos atrevimos a decir (palabras lascivas, de amor o de furia) se descuenta de las palabras que más coraje requirieron de nosotros cuando las dijimos. Llevamos esta suma cero sobre nuestras espaldas, que nos encorva y endereza alternativamente.

Comments